domingo, 19 de septiembre de 2010

Instantes Innecesarios

Alcanzamos tanto para derrumbarlo en los múltiples instantes innecesarios normales, equívocos y reales.

Contenemos tan poco en lo necesario, y el gran lujo que uno percibe y tonto muere por ausencia;

Ausencia de oídos verdaderos para los verdaderos, en el trayecto.

Alcanzar lo necesario para los extraños, que sean conocidos, escuchados y aprendidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario