jueves, 21 de abril de 2011

La cucaracha caminante estuvo desde su larva

La cucaracha caminante estuvo desde su larva;
tejida de su mejor costo ante la adversidad;
silenciosa estaba sobresaliendo sin verdades;
no miraba más que su instinto ni la mirasen también;
por invisible que estaba la infructuosa.

La cucaracha loca en frecuencias taciturnas;
loca hasta sus encuentros carnales y comestibles;
ni enterada estuvo mientras suponía su caminar;
entre sueños se despertaba y cuenta se daba;
la loca cucaracha se dio cuenta.

Se dio cuenta que tenía muchas patas, y sucia;
se dio cuenta que no contaba nada de nada;
le contaban mas bien sus horas contadas;
encuentros diurnos a escondidas se proponía;
y siempre seguía su paso sucio y resquebrajado.

Se dio cuenta que nada era igual hasta que se dio cuenta;
se dio la razón y hasta por fin tuvo más remedio;
se dio la cuenta regresiva y su veneno se activaba;
se activaba, se activaba, se estremecía y se activaba;
y se dio cuenta la cucaracha que era una cucaracha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario